domingo, 31 de julio de 2016

Te digo adiós, amor

Te digo adiós, amor, y no estoy triste.
 Gracias, mi amor, por lo que ya me has dado,
 un solo beso lento y prolongado
 que se truncó en dolor cuando partiste.

 No supiste entender, no comprendiste
 que era un amor final, desesperado,
 ni intentaste arrancarme de tu lado
cuando con duro corazón me heriste.

 Lloré tanto aquel día que no quiero
 pensar que el mismo sufrimiento espero
 cada vez que en tu vida reaparece

 ese amor que al negarlo te ilumina.
 Tu luz es él cuando mi luz decrece,
 tu solo amor cuando mi amor declina.

jueves, 30 de junio de 2016

Soñé que tú me llevabas

Soñé que tú me llevabas por una blanca vereda,
 en medio del campo verde,
hacia el azul de las sierras,
 hacia los montes azules,
 una mañana serena.

 Sentí tu mano en la mía,
 tu mano de compañera,
 tu voz de niña en mi oído
 como una campana nueva,
 como una campana virgen
 de un alba de primavera.
 ¡Eran tu voz y tu mano,
 en sueños, tan verdaderas!...
Vive, esperanza ¡quién sabe
 lo que se traga la tierra!

martes, 31 de mayo de 2016

La lluvia

Bruscamente la tarde se ha aclarado
 porque ya cae la lluvia minuciosa.
 Cae o cayó. La lluvia es una cosa
 que sin duda sucede en el pasado.

 Quien la oye caer ha recobrado
el tiempo en que la suerte venturosa
 le reveló una flor llamada rosa
 y el curioso color del colorado.


 Esta lluvia que ciega los cristales
 alegrará en perdidos arrabales
 las negras uvas de una parra en cierto

patio que ya no existe. La mojada
 tarde me trae la voz, la voz deseada,
 de mi padre que vuelve y que no ha muerto.

viernes, 29 de abril de 2016

Escúchame, Señor!

Gracias te doy, oh Dios incomparable,
 por tu Santa Palabra inmaculada,
 en la cual me alumbró la llamarada
 del fuego doctrinal del Admirable.

 Salióme al paso en mi senda oscura
 con todo su esplendor y su clemencia,
 siendo mi Salvador por excelencia
 al hacerme una nueva criatura.


 Por eso en la hora sacrosanta
 que sube mi oración Tu Trono,
 recibe mi alabanza en el tono
 que mi alma gozosa a Tí canta.

 Hoy, al llegar la fecha señalada
en que cumplo, Señor, estos mis años,
 olvidando los negros desengaños,
 vivo en la paz de tu bondad sagrada.

 Así, pues, apoyado en el glorioso
 cayado del Mesías, del Ungido,
 te diré con acento redimido
 ¡que sólo en Jesucristo soy dichoso!.

jueves, 31 de marzo de 2016

Fe mía

No me fío de la rosa
 de papel,
 tantas veces que la hice
 yo con mis manos.

 Ni me fío de la otra
 rosa verdadera,
hija del sol y sazón,
la prometida del viento.

De ti que nunca te hice,
 de ti que nunca te hicieron,
de ti me fío,
redondo seguro azar.


viernes, 26 de febrero de 2016

Perdóname

Perdóname... si he ofendido tu corazón;
 por no ser como realmente quieres y deseas que fuera.

 Perdóname... por todos los sufrimientos que te he causado;
 por las decepciones que te he causado en la vida.

 Perdóname... por pretender que me ames tanto
 y más de lo que yo a ti.


 Perdóname... por querer que me perdones;
 por brindarte tantas desdichas en la vida.

 Perdóname... por todas las tormentas que te he causado,
 y todas las angustias.

 Perdóname... por todas tus desilusiones;
 por quererte tanto.

martes, 19 de enero de 2016

La dulce boca

La dulce boca que a gustar convida
 un humor entre perlas destilado,
 y a no invidiar aquel licor sagrado
 que a Júpiter ministra el garzón de Ida,

 ¡amantes! no toquéis si queréis vida:
 porque entre un labio y otro colorado
 Amor está de su veneno armado,
 cual entre flor y flor sierpe escondida.

 No os engañen las rosas que al Aurora
 diréis que aljofaradas y olorosas
 se le cayeron del purpúreo seno.

 Manzanas son de Tántalo y no rosas,
 que después huyen dél que incitan ahora
 y sólo del Amor queda el veneno.