viernes, 24 de agosto de 2012

Alma mía

Envuelta entre los celos de tu indiferencia;
Atrapada entre los sueños de la noche;
Arrastrando un llanto que se ha vuelto perpetuo
Con gritos tras tu espalda… ¿No la oyes…?

Casi asfixiada por callar,
Y carcomida por sí sola entre la nostalgia
De vivir amándote en cada momento...
¡Así está mi alma...!

No hay comentarios:

Publicar un comentario