martes, 30 de julio de 2013

El rostro del amor

Te acuerdas de la batalla despiadada
por aquel ambicionado trozo de tarta
o por la tenaz elección del aquel color.
Imperecedera, la ternura convocada,
exquisita, la sensualidad desplegada
en el mágico ritual de reconciliación.

Te acuerdas de esas tertulias nocturnas
donde las fantasías trascienden fecundas
y las emociones recobran su esplendor.
Las confesiones ahogadas en lágrimas,
las sonrisas que irrumpen espontáneas
y miles de poemas henchidos de fervor.

Sonrisas, lágrimas, libertada emoción,
es el Arte de acoplar en cada situación.
Cargo con un raudal de personalidades:
insensatas, contradictorias, pasionales;
ostentando vanidosas un mismo rostro,
sensual y rebelde... ¡el rostro del amor!

No hay comentarios:

Publicar un comentario